Gabriel Díaz Romero: «Bueno, pues este es el vídeo que te prometí»

VDA 2013 205

Gabriel Díaz Romero, «Bueno, pues este es el vídeo que te prometí»

Gabriel Díaz Romero: Bueno, pues este es el vídeo que te prometí (1992, 0:28:30). Durante su estancia como Erasmus en Kassel (Alemania) en 1992 grabó una carta con vídeo, que dura lo que permitía una cinta VHS-C. Dividida en dos partes, dos planos secuencia, a través de la videocámara el autor va describiendo, sobre la marcha, diferentes estancias de su piso a medida que lo va recorriendo, con sus trabajos desperdigados, como si se lo presentase a algún invitado de visita. Va trazando un recorrido con comentarios y descripciones sobre las habitaciones, los objetos curiosos y sus logros (más bien desastres) domésticos. Mientras enseña los diferentes espacios señala pormenorizadamente los muebles, utensilios y sus distintas obras, tentativas y bocetos que van apareciendo en pantalla explicándoselos, sencilla e informalmente, a una persona neófita. Tras una infructuosa muestra de sus piezas, debido al desorden y a que la mayoría están sin montar, el autor corta la grabación. Cuando comienza de nuevo el espacio ha cambiado y, como si de una exposición doméstica se tratase, las obras están dispuestas reticularmente sobre el suelo. A partir de unos planos generales con el zoom, se va acercando a cada pieza explicando sus cómos y porqués, razonando sus triunfos estéticos. En lugar de echar una parrafada sesuda sobre ello lo va documentando visualmente con comentarios claros y sintéticos. Ambas secuencias suceden de noche, iluminadas con la luz del piso, aunque en la segunda se nota que ésta está más cuidada, al igual que su discurso y recorridos. Si bien había comenzado con un impulso detallista, en la segunda parte se le nota más meditado. Cuando ya se le está terminando la cinta, tras escuchar y no ver —excepto reflejado en el espejo del cuarto de baño— a quien porta la cámara, llega a la cocina, que funciona como despacho. Gabriel posa la cámara sobre la mesa y girándola hacia sí felicita las Navidades, lanzando comentarios cariñosos a la supuesta destinataria. Firma y confirmación de que este vídeo era una carta dirigida a alguien que nunca llegó a ver la cinta.

VDA 2013 279

Gabriel Díaz Romero, «Bueno, pues este es el vídeo que te prometí»

Gabriel Díaz Romero (Madrid, 1967) es licenciado en Bellas Artes por la UCM, su primera pieza en vídeo fue una performance dedicada a Marcel Broodthaers en 1989, realizada después de su traslado a Kassel, Alemania, donde participa en el proyecto «Let there be TV», dentro de la IX Documenta. Miembro de la asociación cultural La Voz de Mi Madre, en 1996 pasa a formar parte del colectivo «Los niños de la montaña» bajo el alias de El niño subliminal, con el que firma vídeos como Autoanimación de 1993, God-Dog de 1999, Ultimatum, también de 1999 o Doméstico del 2000. Simultanea sus trabajos fotográficos y videográficos realizando múltiples exposiciones con distintos heterónimos: el niño subliminal, Mayte Larrey o Psiquiatrasubliminal. Con este último reinició su actividad a partir de una intervención en el Museo Reina Sofía, lo que derivó en un canal propio de YouTube (intenso, conceptual, postmoderno y minimalista). Poco a poco y a través de esta terapia artística ha ido dominando sus trastornos ciclotímicos, intentando clarificar sus ideas y sus objetivos vitales, decidiendo permanecer en el sur de Europa al calor del pseudo-anonimato y de la crisis galopante, lejos ya de los circuitos recurrentes de Arte Joven y de las omnívoras galerías de arte. No renuncia a vivir del aire, del cuento y de lo que haga falta. Y si tiene que elegir entre el arte o la vida elegirá indudablemente la vida.

VDA 2013 164

Gabriel Díaz Romero, «Bueno, pues este es el vídeo que te prometí»

Anuncios
Comments
2 Responses to “Gabriel Díaz Romero: «Bueno, pues este es el vídeo que te prometí»”
  1. pmendoza13 dice:

    “Y si tiene que elegir entre el arte y la vida [Gabriel Díaz Romero], elegirá indudablemente la vida”… Enhorabuena a Gabriel por su vocación artística y vital. “Un hombre también es grande por todos los proyectos diseñados que no pudo realizar” (un autor).

  2. LOLA dice:

    Un hombre es grande por los proyectos… los que puede realizar y los que se quedan en el camino, una persona es grande cuando es feliz con cada proyecto sea de la indole que sea….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s