Contenidos Generados por los Usuarios o CGU

Vídeo y doméstico

Por otro lado, y con aun mayor impulso, se halla la implicación de este tipo de tecnologías de audio y vídeo en la sociedad. La revolución digital ha permitido que con una menor inversión se puedan disponer de aparatos sencillos con múltiples prestaciones. Su abaratamiento y difusión ha permitido que cualquiera pueda llevar a cabo la producción y difusión de sus propios vídeos. La grabación es posible no sólo con la cámara doméstica, de reducido precio y formato, sino también con micro-cámaras conectadas al ordenador (webcams), integradas en el teléfono móvil o desde la tablet. Para la transmisión de estos contenidos ya no es necesario enviar por correo postal cintas o dvds sino que a través de las posibilidades de la red se pueden mandar online, además de ponerlo a disposición en las plataformas para vídeo (Youtube, Vimeo) o simplemente observar y descargar cualquier archivo de vídeo y sonido. Gracias a las redes sociales de comunicación cualquier individuo es capaz de exhibir y contemplar vídeos tanto suyos como de otros. Tomando como base esta democratización tecnológica, se analizará la evolución y consolidación del vídeo utilizado por personas sin ningún tipo de formación a través de conceptos, formas o entornos domésticos. De este modo el espectador no sólo es un receptor pasivo sino que se convierte en prosumidor[1], productor de sus propios vídeos.

Para quienes han estudiado, profundizado y experimentado conscientemente con el cine y el vídeo, estos vídeos domésticos realizados por entusiastas legos poseen el valor de los hallazgos a partir de la inocencia e ignorancia casi completa de los dispositivos cinematográficos, además de los mecanismos estructurales: guión, grabación, interpretación, puesta en escena, puesta en pantalla, etc. Lo mismo que sucedía en las primeras experiencias audiovisuales que se desarrollaron tras la invención del cine, campos virginales señalados por Noël Bruch como precinema, antes de normalizarse mediante el Modelo de Representación Institucional (MRI) hollywoodiense, que dicta los modos de trabajar en la industria audiovisual[2]. Revisando las primeras intuiciones sobre el uso de esta nueva tecnología se pueden descubrir paralelismos con la producción de cine y vídeo doméstico, tratamientos cinéticos sobre la mirada y narración olvidados pero que aún pueden ser válidos. Sólo hay que contemplar alrededor (o más bien en Youtube y demás plataformas de vídeo) y observar lo que hacen las personas para advertir que lo que en principio podrían parecer fallos contienen modos de representación audiovisual inusuales y no reglados. Esa inocencia es lo que hace tan especial el cine y vídeo doméstico. Esta sencillez de uso y su potencial difusión ha posibilitado la aplicación del concepto bricollage o bricolaje (la filosofía del «hazlo tú mismo») a estas exploraciones audiovisuales. Su incesante producción da lugar a una multitud de realizaciones caseras con una riqueza conceptual y formal extraña para la reglamentada comunicación audiovisual. La publicidad, la televisión y el cine (al igual que las corporaciones online) ya se han dado cuenta de este fenómeno y su estudio se ha convertido en prioridad (a través de las investigaciones sobre los Contenidos Generados por Usuarios, cgu), aunque desde finales de los años noventa lo utilizan formalmente para acceder al público sin profundizar en el potencial de sus espectadores como productores. Esta liberación del audiovisual, a través del desconocimiento de las normas, trasladada al campo de las artes visuales supone una superación de los límites del objeto artístico para introducirse en un amplio campo de problemas ligados a toda relectura de la cultura y del entorno cotidiano. Por estos motivos, y muchos más, existe una gran urgencia en relacionar y documentar las producciones con cine y vídeo doméstico en este país. La observación de multitud de trabajos y la constatación de la inexistencia de publicaciones que estructuren esta práctica reafirman la necesidad de difundir el gran patrimonio cultural que supone el cine y vídeo doméstico. Es imperiosamente necesario un instrumento documental de consulta para conocedores y profanos del medio que recupere estas historias cotidianas aún inéditas en la evolución del audiovisual español.

La intervención del espectador activo

La intervención del espectador activo en las redes, alentado por las posibilidades de la web 2.0, ha puesto en alza un concepto examinado desde la disciplina de comunicación audiovisual[3], son los llamados «contenidos generados por los usuarios» o CGU (UGC para el ámbito anglófilo). Los estudios sobre el tema definen los CGU como: «aquellos contenidos creados por un usuario no profesional, que no tienen fines comerciales directos o indirectos, y que son divulgados, puestos a disposición del público o publicados a través de redes digitales»[4]. En cualquier ámbito del conocimiento (escritura, música, fotografía o vídeo) el usuario participa compartiendo sus creaciones domésticas (o también profesionales) en la red de manera desinteresada mediante páginas web, vblogs, podcasts o interviniendo en las redes sociales, contándose por millones las entradas diarias de este tipo de material. La avalancha es tal que los medios de comunicación masivos observan cómo estas difusiones de audiovisual no comercial en un futuro inmediato llegarán a ser más vistas que las producidas por la industria. «Si los medios audiovisuales no aprenden a realizar un uso efectivo del contenido generado por el usuario, las audiencias cambiarán hacia otras plataformas mediáticas que promocionen activamente su participación.»[5] Por otro lado los expertos en marketing y publicidad están más que interesados en el feed-back que producen respecto a sus intereses, ya que muestran comentarios y conductas de consumo a los que no son capaces de acceder: un boca-oreja sin impedimentos de espacio y tiempo. El vídeo doméstico es una de las fuentes principales. Las experiencias cotidianas son subidas a la web sobre todo con la finalidad de ser contempladas por familiares o amigos. Pero, a su vez, pequeños clips, como los que ofrece Vine[6] o comentarios en vídeo, además de programas específicos como tutoriales realizados por manitas expertos en algo que no es su oficio, consejos de belleza, etc. Así mismo se interesan por las denominadas «narrativas digitales», historias personales o ficciones breves y de una calidad aceptable[7]. Aunque también se encuentran entre este tipo de propuestas las llamadas «periodismo ciudadano», «social media» o «medios participativos» que sacan al usuario de su cálido hogar para comunicar los sucesos que ocurren en su comunidad (tampoco es nuevo, ya lo hacían en los años setenta y ochenta las televisiones comunitarias). Véanse, por ejemplo, la cantidad de vídeos domésticos generados durante el 15M y las movilizaciones posteriores. El perfil del realizador doméstico ha cambiado a raíz de las evoluciones digitales de ser un cámara cuyo finalidad era tomar testimonios de su entorno hogareño ha pasado a emular cualquier modelo televisivo, desde los programas de ocio hasta los informativos. Se ha impuesto con méritos propios en la media esfera, sobre todo a través de las redes sociales.

Notas

[1]. «Durante la primera ola, la mayoría de las personas consumían lo que ellas mismas producían. No eran ni productores ni consumidores en el sentido habitual. Eran, en su lugar, lo que podría denominarse “prosumidores”. Fue la revolución industrial lo que, al introducir una cuña en la sociedad, separó estas dos funciones y dio con ello el nacimiento a lo que ahora llamamos productores y consumidores.» Alvin Toffler: La tercera ola (1980). Volumen 1. Traducción: Adolfo Martín. Barcelona: Orbis, 1986. P. 262.

[2]. Noël Burch apuntó el término precinema en su libro Praxis del cine en 1968, aunque lo desarrolló plenamente, junto a mri, en El tragaluz del infinito. Noël Burch: Praxis del cine. Traducción: Ramón Font. Madrid: Fundamentos, 2004. Noël Burch: El tragaluz del infinito. (Contribución a la genealogía del lenguaje cinematográfico). Traducción: Francisco Llinás. Madrid: Cátedra, 1987.

[3]. Quizá no con esta misma denominación pero la intervención del usuario en los medios de comunicación se lleva efectuando desde las cartas al director, o las llamadas a programas por parte de la audiencia, hasta las prácticas interactivas con la televisión desde los años noventa, aunque sí es cierto que la capacidad de intervención actual no tiene una analogía con prácticas anteriores.

[4]. Franz Ruz. «El futuro del derecho de autor y los contenidos generados por los usuarios en la web 2.0». Rooter, Techmedia Lex sl., 2011. P. 15. http://rooter.es/documents/futuroderechosautorcontenidosgeneradosusuariosweb2.0.pdf

[5]. Martin Scott: «Guía para radios y televisiones sobre la promoción del contenido generado por el usuario y la alfabetización mediática e informacional.» unesco y Asociación de Medios de Comunicación de la Commonwealth, 2011. P. 7. http://www.ecuadortv.ec/imagesFTP/105235.GuiaUnescodef.pdf

[6]. Vine es un servicio para colgar en la red vídeos cortos generados por dispositivos móviles y compartirlos en las plataformas como Twitter o Facebook a través de un perfil propio que se relaciona con otros. «Vine is the best way to see and share life in motion. Create short, beautiful, looping videos in a simple and fun way for your friends and family to see.» [Vine es la mejor manera de ver y compartir la vida en movimiento. Crea hermosos vídeos breves y bucles de manera sencilla y divertida para que los puedan ver amigos y familiares.] http://vine.co/

[7]. «Las narrativas digitales más eficaces son a menudo pequeñas mini-películas que contienen una breve selección de fotografías personales acompañadas de narración oral.» Martin Scott. Op. cit. P. 47.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: